Nada te ata excepto tus pensamientos; nada te limita excepto tus miedos; nada te controla excepto tus creencias.

Marianne Williamson

Entradas relacionadas